Locos, irresponsables, promiscuos y rebeldes

la felicidad es una manera de viajar_gsbilbao.png
“La felicidad no es una estación donde llegar,sino una manera de viajar”.
Margaret Lee Rumbeck
Una vez, al terminar una conferencia sobre “Vive intensamente” una persona se me acercó y me dijo: «eso de vivir intensamente es como vivir la vida loca, irresponsablemente, ser promiscuo y hacer lo que te da la gana. Estás enseñando cosas malas a las personas.

Recuerdo haber sonreído con cierta indulgencia y haberle comentado una pequeña parte de lo que escribo a continuación. Porque justamente esas palabras del señor fueron la que inspiraron este post. Y es que considero que eso de ser locos, irresponsables, promiscuos y rebeldes no es tan malo ¿Por qué?

Porque todos necesitamos ser un poco «locos» para atrevernos a hacer lo impensable, lo cuestionable, lo inimaginable. Necesitamos estar «locos» para enfrentar nuestros temores y complejos y arriesgarnos a cumplir nuestros sueños, deseos, metas y proyectos. Eso es vivir intensamente.

Porque hay que ser a veces un poco irresponsables y no deberle explicaciones a nadie de nuestra felicidad o de nuestros actos y menos si lo que hacemos, sentimos o pensamos está siendo coartado y hasta coaccionado por nuestra pareja, familia, la sociedad o el sistema. Entonces sí, seamos irresponsables. Vivamos intensamente.

niñas frente al vacío_gsbilbao.jpg
Porque también, de vez en cuando, y si así lo deseamos podemos ser promiscuos y no necesariamente en el sexo. Podemos ser promiscuos intelectuales, espirituales, emocionales. Viajar a varios países, probar muchas comidas, experimentar muchas emociones, visitar a nuestros amigos, leer muchos libros, bailar ritmos distintos, ayudar a muchas personas, indagar en varias religiones hasta encontrar nuestra verdad, y sí, también intimar con varias personas si eso nos hace sentir bien, siempre que lo hagamos con responsabilidad y no lastimemos intencionadamente a nadie con eso. ¿Cuál es el problema? Eso también es vivir intensamente.

¿Cuál es el problema en hacer lo que nos da la gana? ¿es pecado? ¿es condenable? ¿por qué, por quién? ¿por «Dios», por el estado, por la ciencia, por tus vecinos, por los extraterrestres? La pregunta no es si está mal hacer lo que nos da la gana, la pregunta es desde cuándo no lo hacemos. Nos hemos convertido en seres tan mecánicos, predecibles, adivinables, básicos y rutinarios… Si eso nos hace felices, muy bien, sigamos así, pero si nos sentimos vacíos, no vibramos, no nos sentimos plenos, entonces pienso que es hora que vivamos a plenitud y hagamos algo que queramos hacer, eso que soñamos desde hace tiempo, que anhelamos con todas las fibras de nuestro ser. Si es por nuestro bienestar emocional, físico, mental, hagámoslo, siempre que el objetivo no sea lastimar a nadie más. Eso, querido viviente, es vivir con intensidad.

“El hombre que medita consigo mismo encontrará siempre mil razones para sentirse desgraciado. Jamás hizo lo que hubiera deseado y debido hacer. No trate de borrar un pasado que nada puede abolir, mejor construya un presente del que se sentirá en seguida orgulloso.
El peor de los males es estar en desacuerdo consigo mismo”.
André Maurois – escritor francés

Recuerda, carpe diem: vive el momento, saboréalo, céntrate en él. Vive tu propósito, haz algo diferente cada día. Un abrazo antidepresivo y motivador y sobre todo, no te olvides de vivir y de hacerlo intensamente.

Escribió para ti, Gary Samuel Bilbao, @ gsbilbao en todas las redes.

Nos leemos en una próxima ocasión.


Este post tiene su versión fuera de Steemit en: https://viveintensamentehoy.wordpress.com/


Original G.S. Bilbao


Fuente de imagen 1 (Diseño propio) Fuente de imagen 2

gif steemit Lines-Move.gif


Logos G. S.Bilbao_violeta 2.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *