Como muchos saben soy agnóstico. No creo en dioses ni religiones.
Una vez conversando con un primo cristiano me pregunta «¿tú tienes alguna conexión espiritual?» Y la respuesta que le di fue la inspiración para este post.
Le dije en ese momento y te digo hoy: un ateo fanático te dirá que él no puede ser espiritual. Pero como yo no soy ateo, ni mucho menos fanático, pienso que sí se puede. Yo veo la espiritualidad como esa conexión contigo mismo, con tu esencia, con tus valores, tu propósito, con saber quién eres y por qué estás aquí. También la espiritualidad la veo como esa conexión con la humanidad, con la naturaleza. Eso me hace sentir completo, lleno, pleno y feliz No necesito creer en un ser superior, practicar una religión o ser parte de una organización eclesiástica. Puedo ser espiritual sin ser creyente, cristiano ni budista.
Si tu espiritualidad la encuentras en «Dios» y eres feliz, perfecto. Si la encuentras en el Sol, muy bien. Si te sientes pleno a través del ateísmo, no hay problema. La espiritualidad, al menos como yo la veo, no viene empaquetada en dogmas, un libro o en algún ente sobrenatural.
 
La verdad, la felicidad, son asuntos subjetivos, relativos, muy personales. Como les mencioné, me considero agnóstico (aunque para los ateos seamos motivo de náuseas) y librepensador. No soy tan arrogante y soberbio para decir que tengo la verdad absoluta. En este mundo hay muchos misterios y eventos que nos dejan sin respuestas, solo que en mi caso no los adjudico a «Dios» o «Satanás», por poner un ejemplo.
 
Por otro lado con ese mismo primo (hoy adventista) conversaba sobre profecías (Libro de Daniel y Apocalipsis) y me dijo que estaba leyendo e investigando. Le ofrecí y le envié por correo diccionarios y comentarios bíblicos para que ampliara más su investigación. Jamás le diré: «deja esa religión, no seas pendejo». Creo que lo mejor que puedo hacer es darle para que lea más, compare, busque la verdad, eventualmente encontrará o ampliará su verdad, esa que le haga feliz o más feliz. Quizá su investigación le lleve al mismo camino que a mi hace 6 años, a uno diferente o refuerce más su fe. No espero nada en particular. No pretendo influir en eso. Lo único que diré siempre a él y a todos es: lean mucho y de todo, incluso sobre religión y más sobre esa que albergan y practican; investiguen, comparen, analicen, cuestionen todo, abran su mente. 
 
Cuando dejé la fe cristiana pequé de imbécil e inmaduro al burlarme de otros que compartían la misma fe que yo abracé por tantos años. Luego me di cuenta que no era lo correcto. Hoy, si bien no comulgo con lo que las religiones predican o con ciertas creencias y en ocasiones me sorprende el nivel de fanatismo o estupidez de algunos creyentes (en serio, a veces no puedo con ellos), no voy a ir a burlarme o a criticarlos así, sin más. Los dejo tranquilos, si son felices así, ¿quién soy para cuestionarlos? Lo máximo que puedo ofrecer es mi opinión de arriba: abre tu mente y lee más. 
 
¿Puede un escéptico ser «espiritual»? A mi parecer, sí, totalmente.
Y tú, ¿qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *