¿Desde cuándo no sonríes?

«Nada hay más bello que una sonrisa provocada por la sinceridad y nada más provocativo que una bella sonrisa.»
Anónimo
¿Desde cuándo no sonríes? Sí. ¿Desde cuando? ¿Desde cuando no lo haces? Quizá dirás que a cada momento sonríes. Sí, tal vez; pero también las hienas lo hacen y no por eso son felices. Yo no me refiero a la expresión facial al ligero movimiento de los labios que se produce cuando reímos levemente, yo te hablo de SONREIR desde adentro, sonreír plenamente, con el corazón y acompañada de un brillo especial en los ojos.
¿Cuándo fue la última vez que miraste la fotografía de alguien especial y sonreíste al recordar lo especial que es o era para ti?  ¿Cuándo fue esa ultima vezque sonreíste ante un gesto de bondad o ternura que viste en la calle? ¿Recuerdas cuánto hace que miraste a los ojos de un ser querido y le sonreíste brillándote los ojos y sonriéndote el corazón porque reconoces que persona tan especial como ella no hay en el mundo para ti? ¿Cuándo fue esa ultima ocasión que observaste una pintura, una flor, una escena de una película o escuchaste alguna canción o leíste una reflexión y sentiste que no solo tus labios se movieron sino que con franqueza permitiste que tu corazón también sonriera?
¡Cuántas persona viven alegres pero no felices! Muchas personas ríen y ríen mucho durante el día solo para descubrir al final de el (si es que se dan cuenta) que se rieron solo de cosas frívolas, sin valor y siguen sintiéndose vacías por dentro.
¡Cuántos pesares, tristezas, culpas, dolor se esconden detrás de una carcajada! ¿y sabes por qué solo puede ser mas fácil esconderse detrás de la risa y no de la sonrisa? Porque la risa es mas fácil darla. La sonrisa en ocasiones implica reflexión, análisis, sensibilidad, sinceridad; en cambio, la risa no, ella tiende muchas veces a provenir de lo liviano, frívolo y lo ligero.  Existen persona que muy alegres que solo ríen, pero no son felices porque no sonríen. Sonreír vale algunas veces mucho más que reír.
No tengo nada en contra de la risa. Pero si estoy claro y pienso que cuando uno deja que el corazón sonría las risas y las carcajadas se oyen diferentes porque provienen de un corazón feliz, son el resultado de la felicidad permanente y no de una alegría fugaz, liviana, efímera. Repito, nada tengo en contra de la risa. La risa es sinónimo de alegría, de entusiasmo, de fiesta y por supuesto que sí, de felicidad. Aun más, existe una terapia de la risa, la llamada Risoterapia que sostiene que la
“risa descarga endorfinas, una especie de morfinas segregadas por el cerebro, con altos poderes analgésicos y que, por lo tanto, mitigan el dolor. En segundo lugar, la adrenalina, un componente que en buena medida potencia la creatividad y la imaginación. La risa, además, libera dopamina, que mejora el estado de ánimo y aumenta la euforia y por último, serotonina que posee efectos calmantes.El doctor Labott también estudió el impacto químico de la risa observando que el estímulo humorístico mejora la inmunidad”. [1]http://risoterapia.com.ve/web/risoterapia-es-en-serio-riete/#more-155
Así que como acabamos de leer, la risa puede ser incluso curativa. Entonces ¿por qué vengo yo a decirte que no te rías? Jamás he dicho semejante barbaridad, sencillamente sugiero que antes de carcajearnos primero aprendamos a sonreír, pero a sonreír con el alma, con la mente, con el corazón; luego, cuando desees reírte  y lo hagas con ganas muy posiblemente tu risa sonará distinta porque todo destello de burla, frivolidad o ligereza no existirá y entonces podrás decir y sentir que no solo eres una persona alegre porque solamente ríes sino que también eres feliz porque sonríes.
«Una sonrisa es una semilla que crece en el corazón y florece en los labios.»
Martha Stevenson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *