Comunicar vs Informar


problemas en una familia-comunicación_gsbilbao.png
“Cualquier problema en una familia, siempre parece comenzar con una mala comunicación. Alguien no está escuchando”.
Emma Thompson


En el libro que sirve como guía para el taller “Autoestima (ejercicios prácticos) Motivación al logro” aparece un texto titulado “Comunicación vs Información”. A través de un relato hilarante se nos presenta la diferencia entre informar, comunicar y rumorear (o chismear, para que sea más claro) Veremos la evolución de un mensaje que se iba emitiendo según lo que cada persona que lo recibía iba recordando e interpretando. Aquí el texto íntegro según aparece en el libro.COMUNICACIÓN VS INFORMACIÓN

La diferencia entre comunicación, información y rumor se puede observar claramente en la HISTORIA DEL CUARTEL:

a) El teniente al sargento:
“Por orden del capitán, la tropa asistirá mañana al campo de ejercicios en uniforme de campaña para presenciar el eclipse de sol, que según los periódicos ocurrirá a las once en punto. Más tarde, y en el propio campo, un astrónomo explicará a los soldados la causa del raro fenómeno, pero, si llegara a llover, la explicación tendría lugar en el comedor del cuartel”.

b) El sargento a los cabos:
“Por orden del capitán, mañana habrá un eclipse de sol en el campo de ejercicios. Seguidamente empezará a llover, por lo que la tropa pasará al comedor del cuartel, donde un astrónomo en uniforme del campaña, dirá a los soldados lo que dicen los periódicos acerca del fenómeno”.

c) El cabo a los soldados:
“Mañana a las once el capitán eclipsará al sol con unos periódicos en el campo de ejercicios. Seguidamente comenzará a llover en el comedor del cuartel, pero para que el raro fenómeno se produzca, la tropa deberá vestirse en uniforme de campaña”.

d) Los soldados entre ellos:
“Mañana a las once, el sol eclipsará al capitán, quien por la tarde volverá a aparecer en el comedor del cuartel en uniforme de campaña. Los astrónomos tratarán de explicarle las causas del raro fenómeno, pero, sino lo entiende, irá a ver a un especialista. Los soldados llevarán periódicos para tratarse por si acaso llueve”.

escuchar_gsbilbao.jpg
Humor aparte, podemos notar, que informar y comunicar es completamente distinto. Te invito a no olvidar la importancia de prestar atención a lo que escuchas y considerar en todo momento lo fundamental que es comunicar correctamente lo que queremos o debemos decir, así evitaremos distorsiones como la del relato, donde ya no se estaba informando, mucho menos comunicando, sino rumoreando.


“Las palabras son la fuente de los malentendidos”.

Antoine de Saint-Exupéry – aviador y escritor francés


También resaltar que el no comunicar eficazmente trae como resultado malos entendidos, discusiones, resentimientos, accidentes, divorcios, heridas emocionales duraderas, ansiedad, estrés, pérdida de oportunidades de negocio e incluso, en casos extremos, la muerte.
No menospreciemos, pues, la importancia de saber comunicar. Puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso personal, familiar, sentimental, laboral y hasta sexual.

¿Tienes alguna idea que agregar? ¿Crees que es importante saber comunicar eficazmente?

Escribió para ti, Gary Samuel Bilbao, @ gsbilbao en todas las redes.

Nos leemos en una próxima ocasión.


Este post tiene su versión fuera de Steemit en: http://gsbilbao.wordpress.com/

Original G.S. Bilbao


Fuente de imagen 1 (Diseño propio) Fuente de imagen 2

gif steemit Lines-Move.gif


Logos G. S.Bilbao_naranja 2.png

Locos, irresponsables, promiscuos y rebeldes

la felicidad es una manera de viajar_gsbilbao.png
“La felicidad no es una estación donde llegar,sino una manera de viajar”.
Margaret Lee Rumbeck
Una vez, al terminar una conferencia sobre “Vive intensamente” una persona se me acercó y me dijo: «eso de vivir intensamente es como vivir la vida loca, irresponsablemente, ser promiscuo y hacer lo que te da la gana. Estás enseñando cosas malas a las personas.

Recuerdo haber sonreído con cierta indulgencia y haberle comentado una pequeña parte de lo que escribo a continuación. Porque justamente esas palabras del señor fueron la que inspiraron este post. Y es que considero que eso de ser locos, irresponsables, promiscuos y rebeldes no es tan malo ¿Por qué?

Porque todos necesitamos ser un poco «locos» para atrevernos a hacer lo impensable, lo cuestionable, lo inimaginable. Necesitamos estar «locos» para enfrentar nuestros temores y complejos y arriesgarnos a cumplir nuestros sueños, deseos, metas y proyectos. Eso es vivir intensamente.

Porque hay que ser a veces un poco irresponsables y no deberle explicaciones a nadie de nuestra felicidad o de nuestros actos y menos si lo que hacemos, sentimos o pensamos está siendo coartado y hasta coaccionado por nuestra pareja, familia, la sociedad o el sistema. Entonces sí, seamos irresponsables. Vivamos intensamente.

niñas frente al vacío_gsbilbao.jpg
Porque también, de vez en cuando, y si así lo deseamos podemos ser promiscuos y no necesariamente en el sexo. Podemos ser promiscuos intelectuales, espirituales, emocionales. Viajar a varios países, probar muchas comidas, experimentar muchas emociones, visitar a nuestros amigos, leer muchos libros, bailar ritmos distintos, ayudar a muchas personas, indagar en varias religiones hasta encontrar nuestra verdad, y sí, también intimar con varias personas si eso nos hace sentir bien, siempre que lo hagamos con responsabilidad y no lastimemos intencionadamente a nadie con eso. ¿Cuál es el problema? Eso también es vivir intensamente.

¿Cuál es el problema en hacer lo que nos da la gana? ¿es pecado? ¿es condenable? ¿por qué, por quién? ¿por «Dios», por el estado, por la ciencia, por tus vecinos, por los extraterrestres? La pregunta no es si está mal hacer lo que nos da la gana, la pregunta es desde cuándo no lo hacemos. Nos hemos convertido en seres tan mecánicos, predecibles, adivinables, básicos y rutinarios… Si eso nos hace felices, muy bien, sigamos así, pero si nos sentimos vacíos, no vibramos, no nos sentimos plenos, entonces pienso que es hora que vivamos a plenitud y hagamos algo que queramos hacer, eso que soñamos desde hace tiempo, que anhelamos con todas las fibras de nuestro ser. Si es por nuestro bienestar emocional, físico, mental, hagámoslo, siempre que el objetivo no sea lastimar a nadie más. Eso, querido viviente, es vivir con intensidad.

“El hombre que medita consigo mismo encontrará siempre mil razones para sentirse desgraciado. Jamás hizo lo que hubiera deseado y debido hacer. No trate de borrar un pasado que nada puede abolir, mejor construya un presente del que se sentirá en seguida orgulloso.
El peor de los males es estar en desacuerdo consigo mismo”.
André Maurois – escritor francés

Recuerda, carpe diem: vive el momento, saboréalo, céntrate en él. Vive tu propósito, haz algo diferente cada día. Un abrazo antidepresivo y motivador y sobre todo, no te olvides de vivir y de hacerlo intensamente.

Escribió para ti, Gary Samuel Bilbao, @ gsbilbao en todas las redes.

Nos leemos en una próxima ocasión.


Este post tiene su versión fuera de Steemit en: https://viveintensamentehoy.wordpress.com/


Original G.S. Bilbao


Fuente de imagen 1 (Diseño propio) Fuente de imagen 2

gif steemit Lines-Move.gif


Logos G. S.Bilbao_violeta 2.png

Que tu sueño no te deje dormir


que tu sueño sea tan grande que no te deje dormir_gsbilbao.png


Suena a dicotomía, pero definitivamente hay sueños que nos mantienen despiertos la vida entera.Hoy te digo: que tu sueño, tu aspiración, tu meta, tu propósito sea tan fuerte, tan grande, tan intenso, que te mantenga despierto siempre. Que no te deje dormir, que te haga permanecer atento a las ocasiones y te conserve alerta ante las oportunidades que pueden estar ocultas en la más insignificante idea, acto u opinión.

Hay sucesos que pueden ser el caldo de cultivo para lograr, o al menos iniciar, eso que tanto deseas alcanzar. Pero tu sueño debe ser grande, fuerte, estar sumamente claro y fijado en tu mente y en tu alma.

Y sí, debe mantenerte despierto, incluso madrugadas enteras, porque a veces toca desvelarse por él.

Que tu sueño sea tan grande que no te deje dormir. Mantente despierto hasta cumplirlo.

Deja tu comentario, estaré encantado de leerte y responderte.

separador steemitvzla.jpg


Este post tiene también su versión fuera de steemit en mi Instagram @gsbilbaohttps://www.instagram.com/p/B9MHcCnHIQM/

Original G.S. Bilbao

Fuente Imagen (Diseño propio)

gif steemit Lines-Move.gif


Logos G. S.Bilbao_violeta..espacio 2.png

Qué, por qué, para qué, cómo y dónde de la comunicación

La comunicacion determina la calidad de nuestras vidas_gsbilbao.png


Antes que nada definamos qué es comunicar. El diccionario El Pequeño Larousse define “comunicar” de la siguiente manera:

Comunicar: v. tr. (lat. communicare) [1a]. Hacer partícipe a otra persona o cosa de algo que se tiene. 2. Dar parte, hacer saber una cosa: comunicar una noticia. 3. Esp. Y Méx. Conversar o tratar con alguno de palabra o por escrito.

Y el diccionario de la Real Academia Española agrega estas acepciones:

Transmitir señales mediante un código común al emisor o receptor. Consultar con otros un asunto, tomando su parecer.

Comunicar es transmitir información, pero de manera eficaz y que se entienda, tomando en cuenta todos los aspectos físicos, emocionales y ambientales para lograr que eso suceda.

¿Por qué comunicamos? Primero porque somos seres sociales. Es inevitable no comunicar; hasta nuestros silencios e inamovilidad comunican. Comunicamos porque tenemos la necesidad de expresarnos, de transmitir información, de manifestar lo que sentimos y pensamos. Deseamos ser escuchados, nos motiva el hecho de que alguien nos conozca, sepa y entienda o lo que tenemos para decir.

¿Para qué? Comunicamos para hacernos entender, para lograr vender más, para no tener tantos malentendidos con nuestros compañeros, para tratar mejor a nuestros clientes, para ser mejores personas, para llevarnos mejor con nuestros hijos y un largo etc. Esa es la finalidad y el objetivo de comunicarnos y cuando lo hacemos de manera eficaz nos permite transmitir mejor nuestros pensamientos y sentimientos, trayendo como consecuencia el sentirnos mejor con nosotros mismos. Sin embargo, también existe subjetividad en el para qué, por lo que solo tú sabes el verdadero propósito que tienes al desear comunicar mejor.

comunicación.jpg
¿Cómo comunicar? De muchas maneras: escrita, verbal, vocal, gestual. Esas son las formas en las que el ser humano se comunica. Lo ideal es aprender a hacerlo de la manera adecuada.

¿Dónde comunicamos? Pues querido (a), la pregunta sería. ¿Dónde no comunicamos? Porque hasta nuestra postura al dormir refleja nuestro estado de ánimo. Siempre y en todo lugar comunicamos, por eso es tan importante ser conscientes de cómo lo hacemos. De lo que transmitimos depende, muchas veces, el éxito en las áreas vitales de nuestra vida, sean cuales sean esas áreas vitales para ti.

Comunicamos dormidos y despiertos, sentados y parados, hablando y en silencio, con nuestras manos o con nuestros ojos. Con una carta o con nuestra voz.


“La comunicación funciona para aquellos que la trabajan”.

John Powell


La comunicación es algo esencial para la vida, es una función vital en cada persona. No podemos prescindir de ello sin correr el riesgo de que se vea afectada nuestras funciones mentales, emocionales y sociales. Por ello la importancia de tomar conciencia de ella, de nuestras habilidades y carencias, pero sobre todo de que podemos mejorar.

Esto es lo que opino de la comunicación, y tú ¿qué piensas al respecto?

Deja tu comentario, estaré encantado de leerte y responderte.

separador steemitvzla.jpg


PD: Este post es el inicio de una serie de 28 artículos los cuales están basados en los capítulos y lecciones de la guía PDF de mi curso online gratuito «Comunica mejor: oratoria y relaciones humanas». Si deseas la guía déjame tu comentario y con gusto te explico la manera de obtenerla.
Este post tiene también su versión fuera de steemit en mi blog: https://gsbilbao.wordpress.com/


Original G.S. Bilbao

Fuente Imagen 1(Diseño propio) Fuente Imagen 2

gif steemit Lines-Move.gif


Logos G. S.Bilbao_naranja 2.png

¿Puede un escéptico ser «espiritual»?

Como muchos saben soy agnóstico. No creo en dioses ni religiones.
Una vez conversando con un primo cristiano me pregunta «¿tú tienes alguna conexión espiritual?» Y la respuesta que le di fue la inspiración para este post.
Le dije en ese momento y te digo hoy: un ateo fanático te dirá que él no puede ser espiritual. Pero como yo no soy ateo, ni mucho menos fanático, pienso que sí se puede. Yo veo la espiritualidad como esa conexión contigo mismo, con tu esencia, con tus valores, tu propósito, con saber quién eres y por qué estás aquí. También la espiritualidad la veo como esa conexión con la humanidad, con la naturaleza. Eso me hace sentir completo, lleno, pleno y feliz No necesito creer en un ser superior, practicar una religión o ser parte de una organización eclesiástica. Puedo ser espiritual sin ser creyente, cristiano ni budista.
Si tu espiritualidad la encuentras en «Dios» y eres feliz, perfecto. Si la encuentras en el Sol, muy bien. Si te sientes pleno a través del ateísmo, no hay problema. La espiritualidad, al menos como yo la veo, no viene empaquetada en dogmas, un libro o en algún ente sobrenatural.
 
La verdad, la felicidad, son asuntos subjetivos, relativos, muy personales. Como les mencioné, me considero agnóstico (aunque para los ateos seamos motivo de náuseas) y librepensador. No soy tan arrogante y soberbio para decir que tengo la verdad absoluta. En este mundo hay muchos misterios y eventos que nos dejan sin respuestas, solo que en mi caso no los adjudico a «Dios» o «Satanás», por poner un ejemplo.
 
Por otro lado con ese mismo primo (hoy adventista) conversaba sobre profecías (Libro de Daniel y Apocalipsis) y me dijo que estaba leyendo e investigando. Le ofrecí y le envié por correo diccionarios y comentarios bíblicos para que ampliara más su investigación. Jamás le diré: «deja esa religión, no seas pendejo». Creo que lo mejor que puedo hacer es darle para que lea más, compare, busque la verdad, eventualmente encontrará o ampliará su verdad, esa que le haga feliz o más feliz. Quizá su investigación le lleve al mismo camino que a mi hace 6 años, a uno diferente o refuerce más su fe. No espero nada en particular. No pretendo influir en eso. Lo único que diré siempre a él y a todos es: lean mucho y de todo, incluso sobre religión y más sobre esa que albergan y practican; investiguen, comparen, analicen, cuestionen todo, abran su mente. 
 
Cuando dejé la fe cristiana pequé de imbécil e inmaduro al burlarme de otros que compartían la misma fe que yo abracé por tantos años. Luego me di cuenta que no era lo correcto. Hoy, si bien no comulgo con lo que las religiones predican o con ciertas creencias y en ocasiones me sorprende el nivel de fanatismo o estupidez de algunos creyentes (en serio, a veces no puedo con ellos), no voy a ir a burlarme o a criticarlos así, sin más. Los dejo tranquilos, si son felices así, ¿quién soy para cuestionarlos? Lo máximo que puedo ofrecer es mi opinión de arriba: abre tu mente y lee más. 
 
¿Puede un escéptico ser «espiritual»? A mi parecer, sí, totalmente.
Y tú, ¿qué opinas?

¿Qué tan sólidas son tus aspiraciones?

(Inspirado en una entrevista al diseñador Ángel Sánchez, realizada por la revista colombiana «Bocas», y publicada en septiembre de 2014.)

Mantente_g.s.bilbao.png
Cuando dejas tu tierra, hogar y familia, sea ese cambio de tierra dentro de tu mismo país o a otro país del mundo; se te presentarán situaciones que por momentos harán cuestionarte lo que hiciste. Recordarás lo bien que estabas en tu casa y ciudad. La comodidad de tus cosas, tu cuarto, tu familia y amigos. La libertad que sentías en tu ambiente, ese que conocías desde pequeño. Y entonces te provoca dejar todo y devolverte, sí, retornar a esa zona de confort que tan cómodo te hacía sentir. Donde no estabas solo ni pasando trabajo, o como decimos en Venezuela, “pasando roncha”.

Y son esas cosas tan cotidianas y aparentemente tontas las que dice Ángel Sánchez que, y suscribo textualmente sus palabras: «si no las manejas, si tus aspiraciones, tus sueños, tu meta no son suficientemente sólidas, si no tienes ese norte, no aguantas».

Y tiene toda la razón el diseñador venezolano, quien se fue hace 19 años a Nueva York. Si no sabes manejar eso, no aguantas, no resistes. Y como agrega en otra pregunta que le hicieron, hay que tener una buena dosis de orgullo para sobrevivir como migrante. No está mal sentir vergüenza al pensar en regresar con el rabo entre las piernas. Por eso, cuando sientas que quieres tirar la toalla, que ya no puedes soportar; aguanta, mantente, impregna tu espíritu de tenacidad. Puede que el triunfo, o el golpe de “suerte” este cerca, y estoy plenamente seguro que la sensación de victoria no podrá compararse con nada.

Mientras, mantente despierto luchando por tus sueños.
Mantén viva tu esencia, no te dejes perder.

Gary Samuel Bilbao


Fuente de la imagen: de mi autoría


Lee sobre mí y sígueme en mis redes sociales



carpe diem / vive tu ikigai


nuevo logo 2 - copia.png

¿Qué tan sólidas son tus aspiraciones?

(Inspirado en una entrevista al diseñador Ángel Sánchez, realizada por la revista colombiana «Bocas», y publicada en septiembre de 2014.)

Mantente_g.s.bilbao.png
Cuando dejas tu tierra, hogar y familia, sea ese cambio de tierra dentro de tu mismo país o a otro país del mundo; se te presentarán situaciones que por momentos harán cuestionarte lo que hiciste. Recordarás lo bien que estabas en tu casa y ciudad. La comodidad de tus cosas, tu cuarto, tu familia y amigos. La libertad que sentías en tu ambiente, ese que conocías desde pequeño. Y entonces te provoca dejar todo y devolverte, sí, retornar a esa zona de confort que tan cómodo te hacía sentir. Donde no estabas solo ni pasando trabajo, o como decimos en Venezuela, “pasando roncha”.

Y son esas cosas tan cotidianas y aparentemente tontas las que dice Ángel Sánchez que, y suscribo textualmente sus palabras: «si no las manejas, si tus aspiraciones, tus sueños, tu meta no son suficientemente sólidas, si no tienes ese norte, no aguantas».

Y tiene toda la razón el diseñador venezolano, quien se fue hace 19 años a Nueva York. Si no sabes manejar eso, no aguantas, no resistes. Y como agrega en otra pregunta que le hicieron, hay que tener una buena dosis de orgullo para sobrevivir como migrante. No está mal sentir vergüenza al pensar en regresar con el rabo entre las piernas. Por eso, cuando sientas que quieres tirar la toalla, que ya no puedes soportar; aguanta, mantente, impregna tu espíritu de tenacidad. Puede que el triunfo, o el golpe de “suerte” este cerca, y estoy plenamente seguro que la sensación de victoria no podrá compararse con nada.

Mientras, mantente despierto luchando por tus sueños.
Mantén viva tu esencia, no te dejes perder.

Gary Samuel Bilbao


Fuente de la imagen: de mi autoría


Lee sobre mí y sígueme en mis redes sociales



carpe diem / vive tu ikigai


nuevo logo 2 - copia.png

¿Qué tan sólidas son tus aspiraciones?

(Inspirado en una entrevista al diseñador Ángel Sánchez, realizada por la revista colombiana «Bocas», y publicada en septiembre de 2014.)

Mantente_g.s.bilbao.png
Cuando dejas tu tierra, hogar y familia, sea ese cambio de tierra dentro de tu mismo país o a otro país del mundo; se te presentarán situaciones que por momentos harán cuestionarte lo que hiciste. Recordarás lo bien que estabas en tu casa y ciudad. La comodidad de tus cosas, tu cuarto, tu familia y amigos. La libertad que sentías en tu ambiente, ese que conocías desde pequeño. Y entonces te provoca dejar todo y devolverte, sí, retornar a esa zona de confort que tan cómodo te hacía sentir. Donde no estabas solo ni pasando trabajo, o como decimos en Venezuela, “pasando roncha”.

Y son esas cosas tan cotidianas y aparentemente tontas las que dice Ángel Sánchez que, y suscribo textualmente sus palabras: «si no las manejas, si tus aspiraciones, tus sueños, tu meta no son suficientemente sólidas, si no tienes ese norte, no aguantas».

Y tiene toda la razón el diseñador venezolano, quien se fue hace 19 años a Nueva York. Si no sabes manejar eso, no aguantas, no resistes. Y como agrega en otra pregunta que le hicieron, hay que tener una buena dosis de orgullo para sobrevivir como migrante. No está mal sentir vergüenza al pensar en regresar con el rabo entre las piernas. Por eso, cuando sientas que quieres tirar la toalla, que ya no puedes soportar; aguanta, mantente, impregna tu espíritu de tenacidad. Puede que el triunfo, o el golpe de “suerte” este cerca, y estoy plenamente seguro que la sensación de victoria no podrá compararse con nada.

Mientras, mantente despierto luchando por tus sueños.
Mantén viva tu esencia, no te dejes perder.

Gary Samuel Bilbao


Fuente de la imagen: de mi autoría


Lee sobre mí y sígueme en mis redes sociales



carpe diem / vive tu ikigai


nuevo logo 2 - copia.png

Venezolanos por el mundo

Venezuela en el mundo_depositphotos_52953691.jpg


«No he nacido para un solo rincón, mi patria es todo el mundo».
Séneca


Soy partidario que somos de donde elegimos estar. Somos en esencia, ciudadanos del mundo.Sin embargo existen fronteras, países, culturas y ciudadanías. Venezuela como país está pasando un momento difícil y muchos decidimos salir a buscar una mejor calidad de vida en otras fronteras.

Pero algunos venezolanos, paisanos míos, viven con el mojón de que algunos países nos deben algo ya que Venezuela los recibió y ayudó cuando allí la pasaban mal y por ende ahora les toca a ellos recibirnos. Países como Colombia, Perú, Chile, Italia, España y Ecuador sufren con el bendito discurso de remembranza de algunos. A esos les invito a meditar en esta frase de Juan Bosco:

Olvida-los-favores-hechos-pero-no-los-recibidos_Juan-Bosco.jpg
El punto es ¿los países del mundo nos deben algo? Te invito a olvidar los «favores históricos» que le hayamos hecho a algunos, al fin y al cabo, ya eso pasó. Vivamos el presente. Es una nueva etapa. Somos nosotros los que empezamos a deberle a esa ciudad y a ese país que nos recibe. Porque no sé si lo sabes, pero si a ellos les provoca, pueden prohibirnos si quiera asomarnos a su frontera y en caso de que el gobierno del país nos permita entrar, algunas ciudades son autónomas y podrían impedir o limitar la presencia de extranjeros en su territorio. Pero no lo han hecho, nos están recibiendo, por las razones o motivos que sean: políticos, económicos, sociales, solidaridad u obligación; nos están abriendo sus puertas. Entonces, considero que debemos evitar llegar predispuestos, a la defensiva y creyendo que merecemos estar allí y tienen que ayudarnos, porque no, no es así.


«Mi patria es el mundo; mi familia la humanidad».
Mijaíl Bakunin


Más bien, desde el mismo momento que cruzamos la frontera de un país hay que mantener la humildad y la gratitud, que no la humillación y el servilismo, no se me mal interprete. Ambos merecemos respeto, venezolanos y colombianos, españoles o norteamericanos.

A esa tierra que nos recibe y que nos brinda la oportunidad de tener comida, trabajo, seguridad, comodidades. La oportunidad trabajar, de emprender un negocio o tener un empleo y que el dinero que ganemos nos rinda, la oportunidad de crecer como persona, etc. Oportunidades tan básicas que en Venezuela, por más que queramos, muchos no podremos obtener en la actualidad. Entonces a ese país y ciudad que nos permite entrar y vivir tengamos la mejor actitud, con su tierra, literalmente y sobre todo con su gente démosle respeto, gratitud, trabajo duro y honesto, empatía, amabilidad, educación y cultura. No pensemos solo en lo que podamos recibir, pensemos en lo que podemos ofrecer. Optemos por pensar en dejar ese país mejor de como lo encontramos.

Lo sé, suena muy fantasioso y utópico, peor convencido estoy que hay venezolanos de bien a los que estas palabras resonarán y que no se dejan llevar por el facilismo, egoísmo, pensamiento cerrado. Porque así como algunos se quejan de la xenofobia o el egoísmo de algunos residentes del país que escogieron para vivir, también leo de algunos habitantes que el venezolano es flojo, facilista y marginal. En lo último difiero, como venezolano sé que no es así, no todos somos y pensamos de esa manera. Así como también sé que lo primero no siempre es verdad. Los casos de xenofobia, discriminación y maltrato son excepcionales y propios de seres pobres de alma y mente.


«La patria del hombre es el mundo y si en mi consistiera, borraría de todos los diccionarios la palabra ‘extranjero'».
Justo Arosemena


Finalizo con lo siguiente:

**Dejé Venezuela y escogí hacer vida en otro país. Desde ese momento debo intentar y aprender a amar a ese país. Dar lo mejor de mí, así como se supone lo hice por la tierra que me vio nacer y crecer. Debo cuidar su flora y su fauna, sus calles y aceras, sus instituciones e instalaciones. Respetar a su gente, ser cordial y amable con el anfitrión, ¿por qué? Porque esta es su casa y en casa ajena debo comportarme sino, corro el riesgo de que me vean de mala manera, me traten mal o incluso me echen y no me reciban más (eso aplica a los venezolanos que no han llegado, porque todos somos uno, un mismo pueblo, y si rechazan a uno, rechazan a todos y le quitas o restas oportunidad a quien piensa irse).

Por eso al anfitrión se le respeta, se le agradece y se le cuida su casa. Si entendemos eso podremos lograr lo que italianos, portugueses y árabes lograron en Venezuela. Seremos prósperos, aportaremos al progreso y seremos admirados por nuestro empuje y cultura y por ende bienvenidos a cualquier ciudad y país del mundo. No seremos una carga, más bien seremos un alivio y apoyo para quien nos recibe. Tanto, que cuando queramos devolvernos en un futuro a Venezuela, hasta puede que lloren por nosotros y no se alegren porque nos vamos.

De venezolanos en el mundo, convirtámonos en VENEZOLANOS POR EL MUNDO.

Original G. S. Bilbao

Fuente imagen 1Fuente Imagen 2


Lee sobre mí y sígueme en mis redes sociales



carpe diem / vive tu ikigai


logo G.S. Bilbao.png

¿Desde cuándo no sonríes?

«Nada hay más bello que una sonrisa provocada por la sinceridad y nada más provocativo que una bella sonrisa.»
Anónimo
¿Desde cuándo no sonríes? Sí. ¿Desde cuando? ¿Desde cuando no lo haces? Quizá dirás que a cada momento sonríes. Sí, tal vez; pero también las hienas lo hacen y no por eso son felices. Yo no me refiero a la expresión facial al ligero movimiento de los labios que se produce cuando reímos levemente, yo te hablo de SONREIR desde adentro, sonreír plenamente, con el corazón y acompañada de un brillo especial en los ojos.
¿Cuándo fue la última vez que miraste la fotografía de alguien especial y sonreíste al recordar lo especial que es o era para ti?  ¿Cuándo fue esa ultima vezque sonreíste ante un gesto de bondad o ternura que viste en la calle? ¿Recuerdas cuánto hace que miraste a los ojos de un ser querido y le sonreíste brillándote los ojos y sonriéndote el corazón porque reconoces que persona tan especial como ella no hay en el mundo para ti? ¿Cuándo fue esa ultima ocasión que observaste una pintura, una flor, una escena de una película o escuchaste alguna canción o leíste una reflexión y sentiste que no solo tus labios se movieron sino que con franqueza permitiste que tu corazón también sonriera?
¡Cuántas persona viven alegres pero no felices! Muchas personas ríen y ríen mucho durante el día solo para descubrir al final de el (si es que se dan cuenta) que se rieron solo de cosas frívolas, sin valor y siguen sintiéndose vacías por dentro.
¡Cuántos pesares, tristezas, culpas, dolor se esconden detrás de una carcajada! ¿y sabes por qué solo puede ser mas fácil esconderse detrás de la risa y no de la sonrisa? Porque la risa es mas fácil darla. La sonrisa en ocasiones implica reflexión, análisis, sensibilidad, sinceridad; en cambio, la risa no, ella tiende muchas veces a provenir de lo liviano, frívolo y lo ligero.  Existen persona que muy alegres que solo ríen, pero no son felices porque no sonríen. Sonreír vale algunas veces mucho más que reír.
No tengo nada en contra de la risa. Pero si estoy claro y pienso que cuando uno deja que el corazón sonría las risas y las carcajadas se oyen diferentes porque provienen de un corazón feliz, son el resultado de la felicidad permanente y no de una alegría fugaz, liviana, efímera. Repito, nada tengo en contra de la risa. La risa es sinónimo de alegría, de entusiasmo, de fiesta y por supuesto que sí, de felicidad. Aun más, existe una terapia de la risa, la llamada Risoterapia que sostiene que la
“risa descarga endorfinas, una especie de morfinas segregadas por el cerebro, con altos poderes analgésicos y que, por lo tanto, mitigan el dolor. En segundo lugar, la adrenalina, un componente que en buena medida potencia la creatividad y la imaginación. La risa, además, libera dopamina, que mejora el estado de ánimo y aumenta la euforia y por último, serotonina que posee efectos calmantes.El doctor Labott también estudió el impacto químico de la risa observando que el estímulo humorístico mejora la inmunidad”. [1]http://risoterapia.com.ve/web/risoterapia-es-en-serio-riete/#more-155
Así que como acabamos de leer, la risa puede ser incluso curativa. Entonces ¿por qué vengo yo a decirte que no te rías? Jamás he dicho semejante barbaridad, sencillamente sugiero que antes de carcajearnos primero aprendamos a sonreír, pero a sonreír con el alma, con la mente, con el corazón; luego, cuando desees reírte  y lo hagas con ganas muy posiblemente tu risa sonará distinta porque todo destello de burla, frivolidad o ligereza no existirá y entonces podrás decir y sentir que no solo eres una persona alegre porque solamente ríes sino que también eres feliz porque sonríes.
«Una sonrisa es una semilla que crece en el corazón y florece en los labios.»
Martha Stevenson